construcciones inteligentes

Las construcciones inteligentes se encuentran en un proceso de expansión en diferentes partes del mundo, ya que sus resultados están siendo muy positivos. Se trata de un modelo con el que se busca la automatización, la seguridad, el ahorro energético y la eficiencia general, entre otras cosas.

En este contexto, un edificio inteligente o smart building muestra grandes ventajas tanto en el corto como en el largo plazo. A partir de la automatización de todos sus sistemas, se reduce de manera considerable el consumo de agua, gas y luz.

A su vez, este tipo de edificios presenta modificaciones en su diseño, el cual lo exhibe con, por ejemplo, ventanales más grandes para mayor aprovechamiento de luz natural.

Los edificios inteligentes poseen utilidades integradas que operan en sinergia y permiten monitorear todo. Así, se consigue un importante ahorro en administración, mantenimiento y personal, entre otros.

 

La seguridad, el punto más fuerte

Una cualidad de los smart building es que, debido a su automatización y mayor control, los accesos, las emergencias, los accidentes y los incendios pueden ser detectados mucho más rápido.

Tal es así que en un edificio inteligente se monitorea hasta el tanque de agua con sus respectivos conductos, a fin de anticipar fallas y realizar el mantenimiento o reparación si es necesario.

Es por ello que muchos edificios antiguos o construidos hace algunos años están adoptando mecanismos y sistemas tales de un smart building. Aunque, cabe aclarar, que no es lo mismo construirlo de cero con todos los requisitos y cualidades correspondientes.

Además, los edificios inteligentes son más flexibles que los tradicionales y en consecuencia, se adaptan mejor a los requerimientos de los inmuebles y a los cambios tecnológicos. Todo ello con el objetivo de brindar la mayor seguridad y confort a sus habitantes.

 

Las construcciones inteligentes y su proceso de expansión

En el marco de un cambio que está cosechando resultados muy positivos, diferentes organismos coinciden en que durante esta década habrá record de nuevos smart building. Los mismos serán impulsados también por el avance del mercado de Casas y Edificios que apoyan y alientan a este cambio.

En este contexto, no solo los edificios residenciales pueden ser inteligentes, sino también los hoteles, oficinas, hoteles, supermercados, restaurantes, museos, bancos, etc.

En un Smart Building, los dueños, inquilinos, encargados, empleados o habitantes se darán cuenta de las comodidades y beneficios en el corto y largo plazo. Por ello se considera que la construcción inteligente es el futuro de las zonas urbanas.

Por último, Estados Unidos, Canadá, China, Corea del Sur, México, Brasil, Alemania, España y Turquía son algunos de los países que más proyectos de construcciones inteligentes poseen.

 

Los Smart building llegaron al mundo no solo para quedarse, sino también para convertirse en una tendencia y ofrecer muchos beneficios. Otorgan resultados económicos, prácticos y permiten el control de todos los sistemas indispensables para su funcionamiento general.

 

Fuente Imagen

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Política de cookies
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo [politica-de-cookies]
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound